Saltar al contenido

Mantenimiento de las sierras

Las sierras bien conservadas son las que tienen toda su utilidad. Las hojas de sierra oxidadas y sucias, así como las que tienen un dentado  irregular, sin triscado o romo, cortan mal. Por ello las hojas de sierra las debemos conservar siempre limpias, protegidas contra el óxido, triscadas y afiladas correctamente.

Afilado de una sierra

El afilado tiene como objetivo limar el borde de ataque de los dientes, sirviéndonos de una lima triangular. Para este proceso la hoja de sierra debe estar sujeta en un tornillo de banco cerca de la línea que pasa por el fondo de los dientes. A continuación se pasa la lima horizontalmente y con ligera presión de modo que toque ambos bordes del diente.

Si te interesa saber más sobre el afilado de una sierra mira el siguiente vídeo.

Triscado de una sierra

El triscado tiene por objetivo evitar que se clave o agarrote una sierra. Con el alicate triscador de serruchos, los dientes se doblan alternativamente a izquierda y derecha. De este modo el ancho de cote es mayor que el grosor de la hoja, con esto conseguimos holgura en el corte y que la sierra se atasque. El ancho del triscado no debe ser superior al doble del grueso de la hoja. Ha de ser también igual hacia ambos lados, pues si no es así, la sierra se desviará hacia el lado que mayor sea su triscado.

Si te interesa saber más sobre el triscado de una sierra y cómo se hace, aquí tienes un vídeo donde lo explicamos todo paso a paso.