Saltar al contenido

Herramientas para cepillar

cepillo de desbaste para madera

Se entiende por cepillado el arranque de pequeñas láminas de una superficie de madera. En carpintería hay diferentes tipos de cepillos para madera, los más importantes son el garlopín, el cepillo doble, el de desbastar, el de afinar, el de diente y el guillame sencillo doble.

El garlopín

garlopin

Tiene una cuchilla doble de 57 a 60 mm de ancho. Junto con el cepillo de desbastar es el más usado para hacer caras planas, juntas y bordes rectos. Por su tamaño resulta apropiado para trabajar piezas grandes.

Su longitud suele ser de 600 mm. Para poder hacer un trabajo limpio con el garlopín, su suelo debe estar plano y bien cuidado.

El cepillo doble

cepillo doble para madera

Lleva una cuchilla doble que tiene un ancho de 45, 48, 51, 57 o 60 mm. Su boca es aproximadamente de 1 mm. La segunda cuchilla se llama contrahierro, esta segunda cuchilla lo que hace es romper la viruta inmediatamente después de cepillarla, esto permite incluso cepillar a contrapelo. Se emplea sobre todo cuando las superficies no pueden quedar muy bien con el cepillo de afinar y en piezas pequeñas.

El cepillo de desbastar

cepillo de desbaste para madera

Es más corto que el anteriormente nombrado, también posee una cuchilla doble, que tiene un ancho de 45, 48 o 51 mm.

Hoy en día el trabajo de desbastar se hace a máquina, utilizando un cepillo eléctrico para madera, sin embargo, el cepillo de desbaste sigue siendo una herramienta muy importante en la caja de cualquier carpintero o aficionado al bricolaje.

Se emplea para limpiar superficies de madera maciza y chapeada. En el cepillo de desbastar la cuchilla esta algo mas inclinada que en los cepillos corrientes. Por la mayor inclinación de la cuchilla se reduce el desgarro, por lo que el trabajo quedará más limpio. La cuchilla del cepillo de desbastar necesita un cuidado particular y un afilado recto. Los cantos del filo están ligeramente redondeados para que al cepillar no aparezcan escalones.

El guillame

guillame

Tiene una cuchilla doble, se emplea para trabajos finos y para desbaste ranuras. Su boca se puede hacer tan estrecha como se quiera. También se tiene que repasar después de largo uso, para ello hay que colocar una tela de esmeril sobre la mesa de alguna máquina. Al esmerilar, la superficie lateral del cepillo debe estar en contacto con el tope para que su superficie inferior forme un ángulo de 90º con la superficie lateral.

Esmerilar: pulir una superficie con esmeril.

Esmeril: mineral muy duro usado para hacer polvo abrasivo.

El cepillo de afinar

Tiene una cuchilla de 45, 48, o 51 mm de ancho. Su cuchilla es sencilla, es decir no tiene otra cuchilla que vaya cortando inmediatamente lo cepillado. Con el cepillo de afinar se aplanan superficies y cantos rugosos e irregulares. Al cepillar con este cepillo se desgarra muy poco la madera. Es apropiado para aplanar tablas en bruto y alabeadas en sentido transversal a la veta de la madera. También es útil para chaflanar de testa.

El cepillo dentado

Es tan grande como el de desbastar, tiene un filo curvo. Con este cepillo la cuchilla trabaja más rascando que cortando. La cuchilla tiene fresadas unas pequeñas estrías que en el filo forman unos dientes finos uniformes. El paso de estos dientes es de 0,75 mm dentado fino, 1 mm dentado mediano y 1,25 mm para dentado basto. Se emplea este cepillo para igualar desniveles y para rallar superficies.